Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 85.782 suscriptores

Artículos recientes

Artículo

Estudio del evangelio

La Biblia del Rey Santiago 

La Biblia del Rey Santiago

Un amigo que trabaja como obrero en el Templo de Concepción, Chile, me pidió este artículo sobre el uso de la Biblia del Rey Santiago para los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que hablan inglés. Aquí incluyo la primera parte del artículo, pero como nosotros que hablamos español ocupamos la Biblia Reina Valera, quizás estas palabras no sean de tanto interés.

En 1992 la Primera Presidencia escribió en apoyo de la versión en inglés de la Biblia del Rey Santiago (King James Version, KJV): “Desde los días del Profeta José Smith, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha usado la versión de la Biblia del Rey Santiago para aquellos miembros que hablan inglés… Hoy en día hay muchas versiones de la Biblia disponibles. Desafortunadamente, no hay manuscritos originales de ninguna parte de la Biblia que estén disponibles para poder compararlos y así poder determinar cuál es la versión más precisa. Sin embargo, el Señor ha revelado claramente las doctrinas del Evangelio en estos últimos días. La manera más confiable de medir la exactitud de cualquier pasaje bíblico no es comparando diferentes textos, sino comparándolos con el Libro de Mormón y las revelaciones modernas. Mientras que otras versiones bíblicas pueden ser más fáciles de leer que la versión del Rey Santiago (en inglés), en asuntos doctrinales la revelación de los últimos días apoya la versión del Rey Santiago en lugar de otras traducciones al inglés. Todos los Presidentes de la Iglesia, comenzando por el profeta José Smith, han apoyado la Versión del Rey Santiago al alentar su uso continuo en la Iglesia. A la luz de todo lo anterior, es la Biblia en inglés utilizada por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”.

Desde que me uní a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en 1974, he sido un admirador de la Biblia del Rey Santiago, especialmente desde que se empezó a incluir las correcciones basadas en la traducción del Profeta José Smith.

Durante las dos últimas décadas se ha puesto de moda criticar a la versión del Rey Santiago y reemplazarla por ediciones más modernas y supuestamente superiores. La mayoría de los argumentos en contra de la KJV están enfocados en su lengua arcaica y enfoque lingüístico difícil. La verdad es que no es tan difícil, sino que más bien algo diferente, y que cualquier persona que hable inglés puede aprender, con un poco esfuerzo, a leerla.  

El Antiguo Testamento

La Biblia Hebrea (también conocida como el Antiguo Testamento) fue traducida al inglés por medio del texto Masorético (𝕸) por medio de varias versiones a través del tiempo —algo parecido a lo que ha ocurrido con la Biblia Reina Valera en español.  

Escribí el libro Isaías Testifica de Cristo (3ra edición, 2017), durante un período de más de veinte años. Intenté, en ese estudio, fijarme en lo que los líderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días habían comentado sobre cada verso de Isaías. Sin embargo, hay muchísimos versos en los escritos de ese gran profeta en los que los líderes de esta dispensación han guardado silencio. Por lo tanto, mi estudio, por necesidad, incluyó una comparación extensiva de traducciones tanto del inglés como del español, manuscritos antiguos, comentarios judíos y también de cristianos de otras iglesias, además de la nuestra. 

Me percaté que algunas traducciones, de vez en cuando, ofrecen significados totalmente opuestos. Igual, tengo una colección que sigue creciendo, de más de cuarenta Biblias en inglés y unas diez en español. También utilizo otras herramientas tal como interlineares y lexicones del hebreo. Todas estas herramientas me han sido indispensables en el estudio del Antiguo Testamento.

Cuando encuentro diferencias importantes entre las diversas versiones, esto me ha impulsado a estudiarlas en el mismo texto hebreo de la Biblia. Pero como los líderes de la Iglesia han mencionado, el análisis de los textos no es la solución perfecta. No tenemos los originales de la Biblia, sino que sólo copias de copias.

Pero sí podemos hacer comparaciones, en cuanto a cómo las varias ediciones de la Biblia se comparan con el texto masorético (𝕸), o sea, la Biblia en Hebreo. ¿Qué es lo que descubrí? Que en realidad hay un gran número de versículos en los que existen mejores traducciones de las que encontramos en la Biblia del Rey Santiago en cuanto al texto masorético. Pero, y esto es importante, no he encontrado una Biblia en inglés que sea la segunda o tercera mejor después de la KJV. Cada una contribuye un versículo aquí y otro acá. No puedo predecirlo de ante mano, de dónde saldrá una buena traducción.

Por favor noten que no es una proposición todo o nada. El Profeta Brigham Young enseñó: “Tome la Biblia tal como se lee; y si está traducida incorrectamente y hay un erudito en la tierra que profesa ser cristiano, y puede traducirla mejor de lo que hicieron los traductores del Rey Santiago, tiene la obligación de hacerlo. Si yo entendiera el griego y el hebreo como algunos profesan hacerlo, y si supiera que la Biblia no estaba correctamente traducida, debería sentirme obligado por la ley de la justicia hacia los habitantes de la tierra para traducir lo que es incorrecto y traspasarla tal como se hablaba antiguamente. ¿Es eso correcto? Sí, yo estaría bajo la obligación de hacerlo. Pero creo que fue traducida tan correctamente como los eruditos pudieron conseguirlo, aunque no es correcta del todo” (JD 14:226, in Discourses of Brigham Young by John A. Widtsoe).

Como miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, no afirmamos que cada palabra de la traducción del Rey Santiago fue traducida correctamente. Después de todo, tenemos el octavo Artículo de Fe: “Creemos que la Biblia es la palabra de Dios hasta donde esté traducida correctamente”.  

En mi opinión, sin embargo, la Biblia del Rey Santiago es la traducción más bella la más fidedigna al inglés. El profeta José Smith profesó, sin embargo, que la traducción de la edición en alemán de Martín Lutero era la mejor. Pero volviendo a la Biblia del Rey Santiago, ésta preserva más cuidadosamente las escrituras centradas en Cristo que se encuentran en el Antiguo Testamento.

Las traducciones bíblicas pueden ser más literales o menos. La edición del Rey Santiago es considerada como una de las más literales. Me suscribo al mantra de que toda traducción es interpretación. Además, toda exégesis implica eiségesis (o sea, “interpretación de un texto —usualmente de la Biblia— que demuestra la parcialidad y prejuicios del intérprete y no el real significado del texto” –aplicación Spanish Dictionary).

La verdad es que no es posible leer un texto sin interpretarlo a nuestra manera. Como seres humanos siempre estamos buscando confirmación hacia nuestras propias opiniones —y rechazo a lo contrario.  

En todo caso, prefiero las Biblias más literales, ya que me permiten mi propia interpretación en vez de la del traductor. La Biblia (especialmente los libros proféticos que se encuentran en el Antiguo Testamento) no es fácil de entender, pero en parte eso ha sido una bendición ya que hay enseñanzas y tesoros escondidos que, como no se pudieron entender muy bien, no fueron cambiados por los escribientes.

Zacarías 13:6

Uno de esos versículos difíciles se encuentra en Zacarías 13:6. Es vital por su énfasis cristológico y es un ejemplo perfecto de lo que las Autoridades Generales han enseñado sobre el tema, como mencionamos en un principio: a saber, “La manera más confiable de medir la exactitud de cualquier pasaje bíblico no es comparando diferentes textos, sino en comparación con el Libro de Mormón y las revelaciones modernas”.

En el libro de Zacarías encontramos un número de bellas Escrituras Mesiánicas. Una de ellas es Zacarías 13:6: “Y le preguntarán: ¿Qué heridas son éstas en tus manos? Y él responderá: Con ellas fui herido en casa de mis amigos”. La edición del Rey Santiago la conserva en forma fidedigna, pero casi ninguna otra edición. Algunas se asemejan a esta triste corrupción de la palabra de Dios: “Y le preguntarán: ¿Qué son las llagas en tu pecho? Y él responderá: Con ellas fui herido en casa de mis amoríos”.

No hay nada más fácil que distorsionar y destruir el significado correcto o cristológico de una escritura. Brevemente, en este caso, los traductores han distorsionado el versículo al traducir la palabra בֵּין.

En hebreo, la palabra בֵּין  generalmente significa “entre”, pero no siempre. Por lo tanto, una persona se refiere a la nariz como algo que está entre los ojos, etc. Sin embargo, aun el gran Gesenius (Hebrew and Chaldee Lexicon, 1870, p. CXIV) admite que בֵּין tiene otros significados, entre ellos, intra, entre, como en Job 24:11; Proverbios 26:13; y Zacarías 13:6 (¡!). Gesenius también utiliza la palabra entre (o dentro) de tal modo que, בֵּין הָרְחֹבוֹת  significa “en las calles”. Por lo tanto, volviendo a Zacarías 13:6, traducimos בֵּין יָדֶיךָ “en tus manos”.

Felizmente, tenemos más que el testimonio de la Biblia del Rey Santiago para aferrarnos a la traducción correcta. Estas son las palabras que el profeta José Smith recibió en una revelación el 7 de marzo de 1831:

“Entonces sabrán que yo soy el Señor, porque les diré: Éstas son las heridas con que fui herido en casa de mis amigos. Soy el que fue levantado. Soy Jesús que fue crucificado. Soy el Hijo de Dios” (DyC 45:52).

Mi propio padre es judío, y también mis abuelos y bisabuelos en una cadena inquebrantable hacia el pasado. Encontré a Cristo al leer el Libro de Mormón y me regocijo en el testimonio que poseo, mi tesoro más grande, el saber que Jesús es el Mesías prometido, sí, el Santo de Israel.

El Nuevo Testamento

La tergiversación que vemos en el Nuevo Testamento es aún peor que en el Antiguo Testamento. De hecho, “se han quitado cosas claras y preciosas” (1 Nefi 13:40). En el Nuevo Testamento, el problema se duplica ya que las traducciones ni siquiera provienen del mismo texto. La traducción de la Biblia del Rey Santiago utiliza el Texto Recibido, mientras que otros usan textos que han eliminado gran parte de la divinidad de Cristo. Recomiendo particularmente el libro del élder J. Reuben Clarke, Why the King James Version (Por qué la versión del Rey Santiago).

Conclusión Bueno, se me está alargando mucho el artículo, y a no ser que haya interés en la segunda parte, dado que la Biblia del Rey Santiago es la que usan los que hablan inglés, concluiremos aquí. Yo ocupo muchas traducciones de la Biblia y también estoy constantemente estudiando la Biblia en hebreo. Es mi opinión que la traducción del Rey Santiago es excelente (no perfecta, por supuesto) y es mi Biblia favorita en inglés.

Related posts

Deja un comentario

WordPress Theme built by Shufflehound. Todo el contenido de FaroalasNaciones.com se encuentra bajo una licencia Creative Commons-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported Patrocinado por Instantshift

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir nuestras noticias.

Únete a otros 85.782 suscriptores