Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 87.559 suscriptores

Artículos recientes

Blog Post

Artículos, Resolución de conflictos

Gozo en el matrimonio: Laura y Leonardo 

Gozo en el matrimonio: Laura y Leonardo

Acabo de terminar la 6xta edición de Mediación Interpersonal: Facilitando el Diálogo entre las Partes y he comenzado a escribir el segundo tomo de varios más. Estos tomos adicionales serán transcripciones de casos. El primero de estos, involucra la mediación exitosa de un matrimonio que estaba por desintegrarse. El proceso de intermediación es el de la Mediación Dirigida por los Individuos (MDI). La preparación del nuevo tomo tomará bastante tiempo ya que son muchas las sesiones que hay que transcribir, pero a medida que vayan saliendo los capítulos, los estaremos compartiendo por medio del Faro a las Naciones.

La mediadora principal fue Isabel Belmar Cubillos quien llevó a cabo esta obra de amor como parte de su certificación en el proceso de la MDI. Yo participé como mediador de apoyo. A Isabel se le sale la empatía hasta por los poros. Además, ella muestra una gran inteligencia intelectual, emocional y una habilidad innata para comunicar y enseñar. Estas características la hicieron la persona idónea para estrenar la última versión del proceso MDI (ver el libro descargable sin costo, Mediación Interpersonal). Isabel, junto con unas veinte personas que participaron o están participando en el proceso de aprendizaje de intermediación para fortalecer a la familia, por medio de la Fundación Creo Familia, Universidad de California y Universidad de Chile, es de Puerto Montt. Los participantes del curso provienen de México, Uruguay y Chile.

Entre aquellas mediaciones más difíciles en cuanto a conflictos arraigados, se encuentran los conflictos entre cónyuges. Este es el caso entre Laura y Leonardo, nombres ficticios que ellos mismos escogieron cuando dieron permiso para que se transcribiera y compartiera su mediación con el mundo. A través del proceso llegaremos a conocerlos y a encariñarnos con ellos.

En resumen, la MDI consta de una serie de reuniones preliminares entre el mediador y cada uno de los esposos, en forma separada, y termina con una sesión conjunta en la que el matrimonio finalmente tiene la oportunidad de dialogar y practicar todo lo aprendido.

Al llegar a la sesión conjunta muchos experimentarán una envidia sana, al ver la belleza de la comunicación y cariño demostrado por esta linda pareja. Ver el afecto entre Laura y Leonardo es conmovedor.

El trabajo se llevó a cabo por medio de videollamadas entre Isabel y Laura y entre Isabel y Leonardo, a través de esta serie de reuniones preliminares. Hoy comparto los testimonios de los esposos al terminar la sesión conjunta, en cuanto al proceso que vivieron y el impacto transformativo que ha tenido en su matrimonio y en otras relaciones interpersonales en sus vidas.

Laura:

«Viví muchos años en estado de agonía, de cambios de humor, de pensamientos y muchas cosas erróneas en mi cabeza; con tres intentos de suicidio y sin saber qué esperar. Al punto de que pensaba simplemente vivir y punto, intentar ser feliz sola y si alguien quisiera arrimarse bien, y si no, no importa.

Sabía que necesitaba ayuda, pero no sabía dónde obtenerla o qué hacer [… hasta que se presentó esta oportunidad que al principio me costó decidir si tomarla o no]. Nunca me sentí mal, de hecho, luego de la primera sesión me sentía liberada, algo había salido de mí, ¡me sentía tan liberada! Necesitaba contar todo lo que sentía a alguien que no me conociera, que no me juzgara, que no me cuestionara y dijera “pero cómo”. Realmente no necesitaba un juicio, sólo necesitaba que me escucharan.

Ya con las técnicas fue maravilloso, algo que me hizo pensar más seriamente en que realmente quiero que mi matrimonio salga adelante, quiero a este hombre que elegí al lado mío y amarlo así. Quiero poder perdonar y amar, dejar de juzgar y comparar.

Este proceso me ayudó a reconocer mis errores, me di cuenta de que la mayoría de las trabas me las colocaba yo porque esperaba ciertas cosas, quería moldear a una persona a mi gusto, cuando las personas son únicas y tengo que aprender a amarlas así, eso es lo que aprendí.

En verdad ustedes … me sostuvieron en este tiempo, me ayudaron a pensar, analizar, a cambiar cuantas cosas había en mi corazón y en mi mente, a poder canalizar mis pensamientos y sentimientos. De verdad les agradezco, estoy feliz con el proceso. Ojalá muchas parejas que están en problemas pudieran conocerlos, saber de ustedes y apoyarse en ustedes, porque, así como me ayudaron a mí, pueden ayudar a muchos más.»

Leonardo:

«Hubo un momento en que quise tirar la toalla, no por el proceso que estaba teniendo con Laura, sino por mí, por la falta de ganas de salir adelante que me invade a veces. Pero a través del proceso, me fui dando cuenta y fui recibiendo las herramientas para dejar eso de lado, para desecharlo.

En el proceso jamás hubo un momento en que me preguntaran qué pensaba de la otra persona o qué tenía mal la otra persona y eso me encantó, realmente me fascinó, porque si lo preguntaban iba a llevar a que, de haber alguna herida, esta saliera a la luz o incluso se abriera aún más. Por el contrario, me dieron las herramientas para poder amar más a mi esposa, me ayudaron a darme cuenta en qué estaba fallando yo y en qué podía mejorar. Me ayudaron a saber que el primer cambio tenía que hacerlo yo; yo Leonardo tenía que encontrar la manera de amar más a mi esposa y de respetarla más. Esa se transformó en mi principal meta y conllevó a que todo lo demás fuera saliendo. Al pasar de las semanas, anhelaba que llegaran estos días de conversación, pensaba “necesito más, necesito más herramientas, necesito mejorar más … para poder ser el príncipe ideal para ella”.

Cuando recién comenzamos sentía mucho miedo de qué iba a pasar, esto era algo nuevo para mí, entonces tenía que salir de mi zona de confort si quería lograr algo. Con el tiempo ese miedo se transformó en nervios, pero nervios positivos.

El proceso ha sido maravilloso, siento que amo más a mi esposa. He crecido como persona; esos miedos que tenía, a través del tiempo y las sesiones fueron pasando; me di cuenta de que estas herramientas que estaba aprendiendo me estaban ayudando a desechar esos temores que traía desde pequeño, originadas por diversas situaciones que debí enfrentar. Esos daños ya quedaron atrás.

Quiero que Laura vea a otro Leonardo, y sé que ya lo está viendo de alguna manera. Laura ha sido un apoyo maravilloso dentro de este proceso.

Recomiendo este proceso a cada persona que esté enfrentando problemas matrimoniales. A aquellos matrimonios que no están llegando a acuerdos les digo: “Tomen este proceso, ¡es maravillosos!” Sabía que tenía que cambiar yo primero, no la otra persona, yo Leonardo tenía que cambiar primero y tal como dicen, todo parte por tener el deseo.

Miedos van a haber, al principio hubo miedo, sobre todo las primeras sesiones, miedo a lo desconocido. A medida que uno va avanzando se da cuenta de que tiene todas las herramientas para poder llegar a los acuerdos, inclusive para ponerse metas, para cambiar uno, para poder ser más feliz, y para vencer los miedos.

Ha sido maravilloso el aprender estas técnicas que me han servido también en el trabajo a acercarme a aquellas personas que pueden ser quizás más conflictivas. Me he llevado mucho mejor con ellos, he tenido las herramientas para poder también ayudarles a ellos.

Sin duda, lo que más me emociona y me causa un amor profundo, es sentir que amo más a mi esposa, mucho más de lo que ya la amaba, y en cuanto a ese amor, sé que va a ir creciendo aún más, mucho, mucho más.

Ha sido realmente emocionante y bello todo esto y le agradezco a ustedes. Gracias a ustedes por lo que han hecho por mí y por nuestro matrimonio.»

Conclusión

Para terminar, deseo compartir un sentimiento que ha ocupado mi mente últimamente. Si el proceso MDI pudo ser una bendición tan grande para Laura y Leonardo, pienso que aún aquellos matrimonios que están bien podrían fortalecer sus vínculos y lograr el gozo en el matrimonio. O sea, llegar al punto en que todo se pueda conversar; done la luna de miel perdure y los eclipses, éstos siempre existirán, sean pasajeros. Quiero agradecerle a Leonardo y a Laura por querer compartir con nosotros.

Fuente fotos:

Las fotos no tienen ninguna relación con Laura o Leonardo.

timo-stern-EvcUtLF12XQ-unsplash

hessam-nabavi-8gmHM2yYltY-unsplash

ashkan-forouzani-b8dhPVAxWfE-unsplash

Related posts

1 Comment

  1. Gozo en el matrimonio: Laura y Leonardo - Noticias de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días

    […] confiable y acreditada. Para ver el artículo completo original, consulta la siguiente Fuente: https://www.faroalasnaciones.com/gozo-en-el-matrimonio-laura-y-leonardo/ Facebook Twitter Pinterest WhatsApp Artículo anteriorMúsica y Palabras de […]

Deja un comentario

WordPress Theme built by Shufflehound. Todo el contenido de FaroAlasNaciones.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribucion-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported Patrocinado por Instantshift.