Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 87.384 suscriptores

Artículos recientes

Blog Post

Actualidad, Centroamérica y el Caribe

Huracán Fiona: Iglesia responde en ayuda a islas del Caribe 

Huracán Fiona: Iglesia responde en ayuda a islas del Caribe
Huracán Fiona. | La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

SANTO DOMINGO (República Dominicana) — Lluvias torrenciales, vientos huracanados, desbordes e inundaciones, familias desplazadas, daños materiales cuantiosos a la propiedad, interrupción de servicios básicos e incluso pérdidas humanas son el saldo del paso del huracán Fiona por la región del Caribe.

Como respuesta a esta apremiante situación, los servicios humanitarios de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días han activado una serie de acciones para ayudar a las autoridades y organizaciones comunitarias a hacer frente a la situación y mitigar los daños causados por el fenómeno natural.

Hasta el momento, se han aprobado proyectos por un total de 475 mil dólares (449 millones de pesos chilenos) para brindar asistencia a alrededor de 65 000 afectados en la isla francesa de Guadalupe, Puerto Rico y República Dominicana. La ayuda procura proveer alimentos, agua, artículos de higiene y otros suministros de emergencia, así como asistencia humana a través del voluntariado Manos que Ayudan, a través del cual se llevará a cabo labores de limpieza y remoción de escombros, así como la distribución de los suministros.

Además de sus acciones directas, la Iglesia brindará apoyo a través de organizaciones aliadas a 17 centros de resiliencia emocional operados a través de la organización internacional Mercy Corps, en Puerto Rico, donde también se proporcionará agua, alimentos y otros suministros de emergencia esenciales por un valor de 300 mil dólares.

El gerente de bienestar y autosuficiencia de la Iglesia para el Área del Caribe, Josué Vanderhorst, indicó: «En el Caribe, somos personas de fe en Jesucristo, nuestra gente cuenta con alto grado de resiliencia. Estos fenómenos se presentan y lo mejor que podemos hacer es estar preparados, como nos enseñan en la Iglesia. Esto nos presenta, en ocasiones, el drama de familias que pierden sus enseres, sus hogares y en ocasiones más lamentables, hasta seres queridos». Indicó que además de la ayuda material, la Iglesia proporcionará ayuda y soporte emocional en vista de los traumas que puede causar una situación como esta.

«Nuestro Padre Celestial recuerda a sus hijos y contesta sus oraciones, sin importar lo difícil de la situación, por lo que esperamos, en cierto modo, ser parte de esa respuesta, proveyendo lo necesario a quien más lo necesite y en el menor tiempo posible. Como cristianos, somos sensibles y solidarios con el dolor ajeno, así que lo menos que podemos hacer es estar allí y responder con lo que humildemente tengamos al alcance, tendiendo la mano, como lo haría el Salvador Jesucristo», agregó.

República Dominicana

En República Dominicana, el paso del huracán Fiona dejó una perdida humana y más de 12 mil desplazados, inundaciones por las crecidas de ríos, arroyos y cañadas, deslizamientos de tierra y cuantiosas pérdidas materiales, además de averías en el sistema eléctrico, daños a la agricultura, y zonas incomunicadas en las provincias de El Seibo, La Romana y La Altagracia.

En alianza con el Club Rotario de República Dominicana, se destinarán 50 mil dólares a ser utilizados para ayudar a los damnificados en las regiones este y noreste del país, incluyendo alimentos, ropa y medicinas a personas que perdieron sus hogares debido al huracán.

Los lideres de la Iglesia en cada región han reportado que, a pesar de los daños y algunas pérdidas, los miembros y los misioneros de tiempo completo están a salvo, por lo que no ha habido pérdidas irrecuperables. La mayoría de los edificios de la Iglesia se encuentran en buenas condiciones, con excepción de algunos daños menores por la caída de árboles y otros objetos en los centros de reuniones de El Seibo y La Romana, en República Dominicana.

Destacan la importancia de los planes de emergencias que «la Iglesia enseña a sus miembros a preparar y poner en ejecución ante estas situaciones, tanto a nivel familiar como en cada congregación y a nivel de toda la comunidad, incluyendo una buena comunicación para cuidar entre todos de los más afectados», expresó George Marmol, presidente de la estaca La Romana, la cual abarca las provincias más afectadas.

Puerto Rico

En Puerto Rico, el servicio eléctrico fue suspendido en toda la isla, además de las devastadoras inundaciones, tanto en zonas urbanas como rurales, especialmente en las zonas centro y sur del país. Según los informes, más de un millón de personas permanece sin electricidad, unas 800 mil carecen de agua potable y unas mil familias no han podido ser reubicadas, mientras que se miden unos 762 milímetros de lluvia en algunos lugares y se espera que la situación continúe durante las próximas 24 o 48 horas.

Han sido aprobados los proyectos de ayuda humanitaria con el Programa Mundial de Alimentos, Project HOPE y la Cruz Roja para Puerto Rico y la República Dominicana. Se están considerando otros importantes proyectos para el Área del Caribe.

Guadalupe

El huracán Fiona también provocó daños al pasar la noche del viernes 16 de septiembre por el territorio francés de Guadalupe, provocando daños e inundaciones en toda la isla.

Luego del paso de la tormenta, los misioneros y los miembros de la Iglesia se unieron a los esfuerzos de la comunidad ayudando a los residentes, distribuyendo agua y materiales de limpieza, limpiando las casas y los lugares afectados.

Historias de esperanza

A nivel interno, entre las congregaciones de la Iglesia y sus miembros, se activaron planes de emergencias y a través del liderazgo local en cada comunidad, el programa de bienestar está brindando apoyo a los miembros de la Iglesia que también hayan sido afectados. Hasta ahora, estas acciones han beneficiado a unas 350 familias en Puerto Rico y República Dominicana.

Andrés Tapia, obispo del barrio La Manicera en El Seibo, relató: «Tan pronto pasó el huracán, visité una hermana; y al ver su casa totalmente destruida, lloramos juntos porque es una persona sin recursos, que vive del día a día. Sin embargo, tanto ella como muchos otros no pierden la fe y la complementan con las acciones que ahora estamos llevando a cabo para socorrerle con recursos inmediatos que la Iglesia nos está proveyendo, lo cual les da esperanza y por lo que se sienten muy agradecidos”.

En otra feligresía de la Iglesia, el presidente del cuórum de élderes alojó a otro hermano de su congregación que perdió todos sus bienes. Este tipo de acciones, para muchos, son esperanzadoras.

Por su parte, Nicolás Núñez, presidente de la rama Hato Mayor, dijo: «De manera general, pude ver cómo el huracán causó muchos daños en la comunidad, pero me siento agradecido por la oportunidad de servir en la obra del Señor y ayudar a los hermanos a ver que esta no es más que una prueba, lo importante es seguir adelante y perseverar, porque no estamos solos«.

Continuarán las acciones

Respecto a la situación en Puerto Rico, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, declaró el estado de emergencia, medida que permitirá liberar fondos federales para labores de ayuda. Lo mismo hizo el presidente Luis Abinader Corona respecto a la República Dominicana y el ministro del interior de Francia, Gérald Darmanin, anunció el estado de catástrofe natural para las islas francesas, el cual se espera sea reconocido en los próximos días.

Los pronósticos del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos es que continuarán las lluvias con posibles inundaciones adicionales. Asimismo, se prevé que el centro de Fiona pase cerca de las islas británicas Turcas y Caicos.

Related posts

Deja un comentario

WordPress Theme built by Shufflehound. Todo el contenido de FaroAlasNaciones.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribucion-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported Patrocinado por Instantshift.