Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 87.384 suscriptores

Artículos recientes

Blog Post

Opinión

Los latinos, los alemanes y los hebreos 

Los latinos, los alemanes y los hebreos

¿Qué quiere decir latino? Como estadounidense, siempre encuentro muy curiosa la gran variedad de respuestas que me dan a esta pregunta.

Una definición sencilla es que una persona es latina si pertenece a un pueblo cuyo idioma se deriva del latín.

¿Tienen mucho en común los franceses, mexicanos, tahitianos, azorianos, cubanos, quebequenses, italianos, mozambiqueños y todas las otras personas cuyo idioma se deriva del latín?

Sí, claro que sí.

Pero ¿se consideran emparentados y parecidos?

Bueno, hasta cierto punto. 

Algunos más que otros.

Es complicado.

Otras personas dejan al lado a los demás y emplean esta palabra más específicamente para referirse a los latinoamericanos.

Pero fue una sorpresa para mí descubrir que los programas de televisión latinoamericanos no se ven en todos los países de América Latina, por más famosos y exitosos que sean en sus propios países. 

Las diferentes formas de hablar el español son tantas que muchos no quieren hacer el esfuerzo y optan por mirar programas solo de su propio país.

Por ejemplo, los mexicanos tomaron la trama general de la telenovela colombiana Pedro el escamoso para hacer una versión mexicana llamada Yo amo a Juan Querendón.

Por eso me sonrío un poco cuando veo la opción de mirar una película de Disney en el español latinoamericano.

¿Cuál? pregunto yo.

Los hebreos y los latinos

Es tan antigua que no se sabe con certeza absoluta de dónde viene la palabra hebreo. Se empleaba en todas partes del Medio Oriente antiguo siglos antes de salir en el libro de Éxodo.

La palabra hebreo era un poco como la palabra latino.

Los hebreos se encontraban en todas partes del Medio Oriente. Su oficio más común era el pastoreo nómada. 

Aquellos que no tenían rebaños trabajaban como pobres braceros o jornaleros en terrenos ajenos.

Los más bravos, o depravados, o tal vez desesperados, eran mercenarios o simplemente saqueadores.

La gran mayoría pertenecía a la etnia semita. A veces hablaban el mismo idioma, con algunas diferencias notables, como el boliviano que conversa con un puertorriqueño.

Otras veces sus idiomas se entendían, pero solo con mucha paciencia, como el brasileño que se comunica con un chileno.

Pero a veces no se entendían casi nada, como el francés que intenta hablar con un argentino. 

Pero la palabra hebreo se refería más a un estilo de vida y a un estatus social, así que personas de otras etnias medio-orientales podrían sufrir un revés en la vida y acabar adoptando la vida del nómada para sobrevivir.

Todos los hebreos sí tenían algo en común: se les consideraba como forasteros. Venían de otra parte y no pertenecían a las tierras por donde pasaban.

Según esta definición, el padre Abraham fue el primer hebreo de la Biblia. Escapando el hambre y de la persecución religiosa del sur de Mesopotamia, llevó una vida nómada entre Canaán y Egipto.

The Bible,” Episodes 1 and 2 | Gates of Nineveh: An Experiment in Blogging  Assyriology

Los hebreos en Egipto

Sabemos por ciertas fuentes históricas que los hebreos llevaban siglos inmigrando y viviendo en Egipto. 

Los egipcios les decían hicsos.

Después de la caída de la decimotercera dinastía de Egipto, los hebreos que vivían en el norte asumieron el poder y formaron su propia dinastía. Una teoría que existe es que José fue vendido como esclavo en Egipto durante el reinado de esta dinastía hebrea.

Esto explicaría por qué, a pesar del odio que los egipcios tenían por los pastores hebreos[i], el faraón no solo le dio un puesto de suma responsabilidad y poder a José, un hebreo, sino también recibió muy bien a su familia, todos hebreos.

Lo más probable es que este faraón era descendiente de hebreos semitas y no le incomodaba que más de su propia gente, primos digamos, viniera a vivir en Egipto.

Muchos años después, se cayó la dinastía fundada por hebreos y fue reemplazada por otra. Esta dinastía nueva ahuyentó a los hebreos.

Ya que los hijos de Israel eran hebreos, ellos también perderían con la ascensión de la dinastía nueva que tenía un faraón que no conocía a José.

Esta pérdida de poder hebreo en Egipto explicaría por qué los hijos de Israel cayeron en la esclavitud y por qué el faraón tendría miedo de que se hicieran numerosos y amigos de sus enemigos.

Si los hebreos habían tomado el poder una vez, podrían hacerlo de nuevo.

Government and Women of the ancient Germanic tribes | Irene Soldatos

Los hebreos y los alemanes

Los alemanes comenzaron como todos los demás pueblos: como tribus sin ningún país propio. 

Anteriormente, y por muchos siglos, ser alemán era parecido a ser latino hoy en día o hebreo en la antigüedad.

A veces los pueblos germánicos eran súbditos de otros grupos étnicos, como cuando varios de ellos vivían bajo el Imperio Romano.

A veces, conquistaban a otros grupos étnicos y formaban reinados propios, donde pertenecían a una minoría gobernadora, como en España y en el norte de Italia.

A veces formaban minorías étnicas y convivían con otros grupos étnicos, como en Suiza, Checoeslovaquia, Polonia, Hungría, Ucrania, Serbia, Rusia, y en otros países más.

En algunas regiones de la antigua Europa Central, llegaron a ser el grupo étnico más numeroso. Aún así, tardaron mucho en considerarse un solo pueblo.

Se veían más bien como primos que compartían un idioma, religión y cultura más o menos parecidos.

Vivían en feudos independientes, y tenían nombres distintos, como los suabos, los bávaros, y los turingios, entre otros.

Este esparcimiento de alemanes por todas partes del centro y este de Europa le dio un pretexto a Adolf Hitler para invadir a otros países con una minoría grande de alemanes étnicos.

Después de la Segunda Guerra Mundial, muchos de los países invadidos expulsaron a 10 millones de alemanes étnicos para que ningún líder alemán futuro tuviera una excusa para reclamar sus tierras.

Si no hubieran huido antes del fin de la guerra, una de estas familias habría sido la familia Uchtdorf.

A algunos alemanes los masacraron y enterraron sus cadáveres en fosas comunes.

Otros, sin embargo, lograron quedarse sin gran violencia y sus descendientes viven hasta el día de hoy en países como Polonia y Rusia.

Esclavitud en vez de destierro

Parece que los descendientes de Israel, que llevaban siglos viviendo en Egipto, lograron algo parecido.

Se quedaron en Egipto cuando se había echado a otros de su etnia. Podían gozar de la estabilidad económica que ofrecía ese país.

Mientras los habitantes de otras regiones sufrían hambre y sed, ellos comían bien. Sobrevivieron la caída de la dinastía que había recibido tan bien a sus antepasados, pero a costo de su libertad.


[i] Véase el Génesis 43:32 donde dice que era una abominación que el egipcio comiera con el hebreo y también en el Génesis 46:34donde dice que los egipcios odian a los pastores, oficio dominado por los hebreos.

Related posts

Deja un comentario

WordPress Theme built by Shufflehound. Todo el contenido de FaroAlasNaciones.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribucion-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported Patrocinado por Instantshift.