Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 87.305 suscriptores

Artículos recientes

Blog Post

Opinión y estudio del evangelio

La materia es eterna y no creada 

La materia es eterna y no creada

Nuestra Biblia comienza con las palabras, “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas” (Génesis 1:1–2). Es esencialmente la misma traducción que se encuentra en la Biblia del Rey Santiago y en casi todas las Biblias. Digo casi, ya que hoy en día los eruditos le están encontrando la razón al profeta José Smith, que Dios organizó la tierra usando materiales ya preexistentes.  

Desde que comencé a escudriñar el libro de Isaías hace más o menos un cuarto de siglo, he descubierto que los doctos comprueban las palabras del Profeta José Smith. Aún cuando arguyen en contra de esos mismos conceptos, los mencionan cómo algo de gran interés, sin saber que están comprobando las palabras del gran profeta.

La semana pasada estaba estudiando Encountering the Old Testament: A Christian Survey (2015, 2019, Encontrándonos con el Antiguo Testamento: un escrutinio cristiano) y me encontré con esta cita, “El capítulo uno [de Génesis] comienza con una introducción de dos versículos. Lo interesante es que la primera frase de la Biblia presenta un desafío difícil. El hebreo es algo singular, y los eruditos difieren en cuanto a su interpretación. El asunto es algo en cuanto a su relación con el resto del capítulo. Algunos toman estas palabras de apertura [Génesis 1:1] como algo subordinado a los versos dos o tres. O sea, una cláusula dependiente. En este caso el primer verso se convierte en una cláusula temporal que introduce a la creación: ‘Cuando Dios se hizo el propósito de crear los cielos y la tierra, la tierra era un vacío sin forma” (vean [las versiones Bíblicas] NEB, CEB, NAB, NJPS, NRSV, y AB, aunque algunas de ellas incluyen tal traducción sólo como una cita al pie de la página). Tal traducción puede implicar que Dios no creó la materia con la que formó la tierra. En cambio, que comenzó con material preexistente” (capítulo 4, Génesis 1 al 11, Bill T. Arnold & Bryan E. Beyer).

Esta cita, a su vez, me motivó a estudiar lo que están diciendo otros eruditos sobre este tema. Además de las Biblias ya mencionadas, hay otras de gran interés, tal como las traducciones de Robert Alter (The Hebrew Bible), Everett Fox (The Five Books of Moses) y NET Bible (New English Translation), que siguen la nueva tendencia de dejar claro que Dios organizó la tierra usando materiales preexistentes. Una parte importante de estas nuevas versiones, son traducciones judías, pero no todas.

Es interesante, sin embargo, que no se trata de las traducciones judías al inglés en el tiempo de José Smith, tal como la traducción de Isaac ben Uri Leeser (el nació en 1806, un año después del Profeta José Smith, y publicó su traducción en 1853); ni la Biblia de mi padre, The Holy Scriptures, The Jewish Publication Society of America, 1917; ni la traducción Bíblica que acompaña el comentario del gran Rabino Rashi al inglés en 1949. No, estos cambios son más recientes. Por ejemplo, el trabajo de la traducción de la NJPS se llevó a cabo entre 1969–1982, y la edición completa se publicó en 1985.    

Cómo son tantos los materiales que apoyan al Profeta José Smith, sólo me enfocaré en algunas de estas fuentes. La edición Bíblica NJPS, que ya hemos mencionado, ofrece esto: “Cuando Dios comenzó a crear el cielo y la tierra —la tierra no estaba formada y estaba vacía, y la obscuridad cubría la superficie del abismo …” (Jewish Publication Society. (1985). Tanakh: The Holy Scriptures. Philadelphia: Jewish Publication Society; y también Carasik, M. (Ed.). (2018). Genesis: NJPS English Translation. (M. Carasik, Trans.). Philadelphia: The Jewish Publication Society).

Los eruditos que publicaron la serie, Word Biblical Commentary, también han apoyado al profeta José Smith, y lo más interesante es que ellos (como los autores de Encountering the Old Testament: A Christian Survey) sí creen que Dios creó el mundo de la nada, creatio ex nihilo. No quiero dar la impresión de que José Smith fue la primera persona que enseñó la teoría opuesta, ex nihilo nihil fit (οὐδὲν ἐξ οὐδενός) o sea, “el que nada proviene de la nada”, que surge cientos de años antes del nacimiento de Cristo. Pero al parecer esos conceptos no formaban parte de las creencias teológicas cristianas en el tiempo de José Smith.

Volviendo al comentario Word Biblical Commentary, leemos: “la absoluta sencillez del asunto, la traducción tradicional, oculta el debate complejo y prolongado sobre la interpretación correcta de los versículos 1 al 3 [de Génesis 1, muchos de los cuales …] presuponen la existencia de materia caótica preexistente antes de que se iniciara el trabajo de la creación” (énfasis agregado). Y posteriormente admiten: “Es por lo tanto claro que ברא [la palabra en hebreo, frecuentemente traducida creó—GB] no es una palabra reservada a la creación exclusiva de creación de la nada. Por ejemplo, se puede usar para describir la creación de Israel (ver Isaías 43:15)”. Wenham, G. J. (1987). Genesis 1–15 (Vol. 1). Dallas: Word (Word Biblical Commentary), Incorporated.  

También es impresionante leer las observaciones al pie de la página de la Biblia New English Translation. Explica que hay dos formas de interpretar esta escritura, y si uno toma traducción de los eruditos, “El seguir este segundo punto de vista no niega que la Biblia enseña que Dios creó todo de la nada —simplemente que Génesis no hace esa afirmación. Esta segunda perspectiva presupone la existencia de materia preexistente” (NET, Full notes edition, 2019, énfasis agregado).    

Las enseñanzas del Profeta José Smith

A través de uno de mis libros más favoritos, The Teachings of the Prophet Joseph Smith (Ensenanzas del Profeta Jose Smith), encontramos una y otra vez la aserción de que la materia es eterna. “El espíritu del hombre no es un ser creado; ha existido desde la eternidad. Cualquier cosa creada no puede ser eterna; y la tierra, agua, etcétera, tuvieron su existencia en un estado elemental desde la eternidad” (ver DyC 93:29 y 76:24).

“Los elementos son eternos. Lo que tiene un principio ciertamente tendrá un fin; tome un anillo, no tiene principio ni fin —córtelo para obtener un lugar en el que tenga un principio y al mismo tiempo tendrá un fin”.

“Pregúnteles a los doctos por qué dicen que el mundo fue hecho de la nada; y le contestarán, “¿Acaso la Biblia no dice que Él creó al mundo? E infieren, de la palabra crear, que debe haber sido de la nada. Ahora, la palabra crear viene de la palabra baurau [ברא] la que no significa crear de la nada; significa organizar; de la misma forma que un hombre organiza materiales para construir un barco. Por ende, podemos inferir que Dios tenía los materiales para organizar el mundo desde el caos —material caótico … El elemento tiene su existencia desde el tiempo que Él lo tenía. [Los elementos] nunca pueden ser destruidos; pueden ser organizados y reorganizados, pero no destruidos. No tuvieron principio y no pueden tener un fin” (énfasis agregado).  

Ya hemos hablado, en otro artículo, de la traducción del profeta José Smith de Génesis 1:1. Aquí sólo agregaré estos comentarios del Profeta: “En la traducción ‘desordenada y vacía’ (o en la Biblia del Rey Santiago, ‘sin forma y vacía’, Génesis 1:1–2), mejor sería ‘vacía y desolada’. La palabra creada [ברא] debería ser, formada u organizada”. Los científicos, comenzando con Einstein, Newton y otros, explican que el pasar del tiempo es una medida en relación con nuestra mortalidad aquí en la tierra en la que vivimos y que su medida es diferente o no existente. Es por lo que se nos hace tan difícil concebir de la eternidad de todas las cosas. Si pudiera escoger una persona con la cual pasar una hora haciéndole preguntas o escuchándole, con la excepción de nuestro Salvador, sería el gran Profeta José Smith. Los eruditos de hoy día usan hasta las mismas palabras para explicar asuntos que en el tiempo de José Smith nadie comprendía: que la materia no puede ser ni creada ni destruida, que sólo cambia de un estado a otro.

Foto: nasa-yZygONrUBe8-unsplash

Related posts

1 Comment

  1. La materia es eterna y no creada - Noticias de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días

    […] confiable y acreditada. Para ver el artículo completo original, consulta la siguiente Fuente: https://www.faroalasnaciones.com/la-materia-es-eterna-y-no-creada/ Facebook Twitter Pinterest WhatsApp Artículo anteriorEl valor para continuar […]

Deja un comentario

WordPress Theme built by Shufflehound. Todo el contenido de FaroAlasNaciones.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribucion-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported Patrocinado por Instantshift.